EL CASERÓN DE MIS ABUELOS

Por Fernando Moreno Bardón

La casa de los abuelos

El caserón que antaño llenó de voces, sonidos de cencerros y mugidos temerosos, firmes pezuñas que retumbaban en las losas del corral, aquel añorado caserón ha quedado mudo y sin vida.

El pajar donde los “rapaces” saltábamos para apretar la hierba se encuentra vacío y cerrado, las cuadras de un patético silencio, el gruñir del “gocho” enmudecido, y el “cuarto de abajo” de la cecina, el vino y las patatas, se ha cubierto del elaborado tejido de la araña.

La desolación reina donde la vida de personas y animales convivía en necesaria armonía, en aquel tan querido y recordado caserón de mis abuelos de Vegapujin.

Aquel cuarto diminuto donde yo dormía y contemplaba la enorme luna llena y la Peñona, aquella mole de piedra veteada con manchas rojizas, aquel cuartin refugio y lugar de sueños de mi infancia y adolescencia, ha sido destruido por el paso del tiempo y la incapacidad humana de conservar los recuerdos

La “era”, donde se majaba el centeno en acompasados golpes alternos de los históricos “piertigos (menales),” las risas, las bromas y los sencillos cantos de amores perdidos, ésta recordada “era” está hoy muda y cubierta de cardos y ortigas.

Aquel fuego alimentado por viejos piornos ya no calienta los cuerpos cansados y húmedos, y de las oscuras trébedes cuelga sin vida el perolo vacío de esencias.

Nada es lo que era, de los dos alerces hermanos, a la derecha de la foto, que fueron plantados por mediación de mi tío-abuelo, el General Laureado Don Segundo García y hermano de mi querida y recordada abuela María, uno de ellos fue talado para la construcción de una casa, y espero que el que queda perdure en el tiempo.

Solo él, el alerce, también llamado “el pino de la Viliella” queda como testigo de un tiempo pasado, irremediable perdido y que solo está guardado para siempre en este corazón dolido.

Y mientras, ajenas al humano olvido, mis truchas de lomo dorado siguen surcando las cristalinas y frías aguas de mi querido rio.

f. moreno bardón                                                                           Carmona(Sevilla) 03/01/2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.