SE NOS FUE OTRO VERANO

Este verano, como cada año, tras interminables meses de espera, he regresado a mi querido Villager, y también, como cada verano, al atardecer, cuando ya los últimos rayos de sol parecen querer esconderse tras la cima de la  Pinietsa –Puerta de entrada a la inigualable braña de Buenverde-, acudo a sentarme en el poyo –banco […]