“ATRÉVETE A PENSAR” por: Fernando Moreno Bardón

ATRÉVETE A PENSAR.
(Por Fernando Moreno Bardón (NANO 35)

Tiempo atrás hubo en Villager una página Web titulada “villagerlaciana.com” dirigida por Manuel Gancedo –para los amigos: “Lolo el del cazador”-; página que, por cierto, yo hecho mucho de menos. En aquella página los vecinos de Villager, especialmente los bilaxius en la diáspora, manteníamos una especie de calecho a distancia que resultaba altamente interesante. En la mencionada Web escribía una gran variedad de personas, no sólo los nacidos en Villager o con ascendencia bilaxia; tal era el caso de Fernando Moreno Bardón, conocido como Nano-35 y descendiente de Omaña, concreta mente, de Vegapujín.

Como ya expliqué en otra ocasión, Fernando llegó a la Web de Villager por pura casualidad, pero se integró plenamente y con gran rapidez en la idiosincrasia de la misma. Pronto nos percatamos que sus relatos, además de interesantes, escritos con pulcritud gramatical y muy amenos, llevaban el sello de quien posee una gran cultura y un alto grado de intelectualidad. En suma, pronto se convirtió en el “Alma máter” de la página, a la que dio un gran prestigio. Aunque tuve el placer de leer alguna de sus poesías que, por cierto, me recordaban a Espronceda, lo que nunca imaginé –él en su modestia nunca lo manifestó-, es que se trataba de un filósofo; un tanto especial, por cierto. Una mezcla de filósofo y científico empeñado en demostrar, por medio de sus ponencias y lecciones en la Universidad de Sevilla, que no puede haber Ciencia sin Filosofía ni Filosofía sin Ciencia y que ambas, llegado a un cierto punto, se entroncan formando un solo cuerpo. El por qué de ese empeño, quizá obedezca al hecho de que, siendo científico de profesión, siempre se sintió atraído por la filosofía y, llegada su jubilación, aquello que durante toda su vida había sido –quizá sólo por curiosidad- leer a los filósofos, se convirtió en el estudio exhaustivo de la filosofía a nivel académico.

Hoy, para que aquellos que -como es mi caso- habéis conocido a Fernando personalmente, y para que también podáis conocer su parte profesional e intelectual, traigo a este blog una de sus últimas ponencias –yo diría una lección magistral que a mí, particularmente, me ha llevado a leerla y releerla varias veces- presentada en Marzo de 2017 en un Seminario Internacional en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Sevilla, así como el cartel anunciando la misma, emitido por la mencionada facultad.

A continuación del cartel se encuentra el texto íntegro y trascrito literalmente de la ponencia:


LOS RETOS DE NUESTRO TIEMPO.

FILOSOFÍA- CIENCIA-TECNOLOGÍA.

EI titulo de este congreso “Los desafíos. Filosóficos de Ia Ciencia y Ia Tecnología en nuestra sociedad.” es ya para echarse a temblar por su enorme amplitud y complejidad. La Filosofía, Ia Ciencia y Ia Tecnología llevan caminando sin descanso, (por poner una fecha), desde el Siglo V antes de Jesucristo hasta nuestros días y además de una manera progresiva e imparable. La necesidad de entendimiento (según mi criterio) entre los protagonistas de estas ramas del saber, es decir, filósofos, científicos, técnicos, o aun mas concretamente entre todas Ias Universidades y Centros de Enseñanza; como digo este entendimiento es más necesario que nunca. Es el mayor desafío de nuestra sociedad, y este sería también mi humilde deseo e hilo conductor de esta disertación.

Hoy estoy aquí por una razón más poderosa que Ia prudencia que me debía guiar esta decisión, y es, acompañar y apoyar esta hermosa iniciativa de mi querido y admirado joven amigo Juan José Garrido promotor y Director de este Congreso. Te felicito por ello y animo a que sigas por este camino de apertura y divulgación de todos aquellos conocimientos (aunque sea de una manera parcial) y que nos puedan ayudar a comprender mejor el momento que nos ha tocado vivir.

La Sociedad, especialmente quien tiene poderes de “decisión”, también esta obligada a relacionarse de una manera “consciente” con estos temas, relacionarlos y conducirlos por aquellos caminos que beneficien a todos los seres vivientes, y no utilizarlos simplemente porque están ahí y han sido fabricados y ofrecidos masiva mente por los medios de comunicación.

Las Ciencias y sus aplicaciones Tecnológicas posteriores debieran seguir conceptos éticos y morales con un solo interés y es mejorar el bienestar humano sin deteriorar el medio ambiente. Es fácil decirlo pero muy difícil llevar a cabo este considerado noble deseo.

Intentaré en pocos minutos aclarar lo que comento aunque mucho me temo que no lo consiga del todo.

No tengo ningún inconveniente en afirmar que siempre he considerado necesarios y si quieren metafóricamente “hermanados” los conceptos de Ciencia Tecnología y Filosofía y por lo tanto nunca me habían preocupado de buscar puntos de desunión entre estas ramas del saber. Caminaba en mi vida profesional vinculada a Ia Tecnología y disfrutaba sin ninguna duda o tropiezo con el mundo de las Humanidades especialmente Ia Filosofía y Ia poesía que formaban sin darme cuenta mí otra vida al margen de Ia profesional y equilibraron de una manera natural mi forma de ser y sentir.

Mis dudas comenzaron cuando libre de cargas profesionales (léase jubilación) comencé a estudiar (ya mas en serio) en esta Facultad de Filosofía de Ia mano de mi admirado Profesor Cesar Moreno y como no, con las enseñanzas percibidas durante casi tres años en el “Circulo de Estudios Heideggerianos dirigido por el Prof. José Ordoñez y sus magníficos ayudantes.

Estos acontecimientos y las obras de filosofía leídas y consultadas de una manera más consciente y crítica que en años anteriores, me dieron a entender que ese mundo idílico que yo ingenuamente me había creado no era tal y que Ia separación y discrepancias entre Ciencia y Filosofía -cuanto menos aparentes- eran evidentes.

En conversaciones con mis compañeros del Círculo de Estudios Heideggerianos, también se mostraban estos signos diferenciadores y en cierto modo un tanto alejado del concepto que yo tengo de esas dos ramas del conocimiento.

Si efectivamente esto es así, y parece ser que los caminos de Ia filosofía y los de Ia Ciencia y Tecnología son divergentes, estamos obligados a pensar porqué de esta a todas luces indeseada situación. (Según mi criterio).

No es de mi interés “bucear” en Ia historia para saber cuando comenzó esta desunión, me interesa mucho mas saber “porqué “y “para que “y si esta situación puede ser reversible en un futuro. Tampoco lo tengo muy claro, pero voy a intentar cuanto menos desarrollar tímidamente mi opinión.

La filosofía y Ia ciencia de hoy día, no se comprenden como seria deseado,-entre otras razones- porque hablan idiomas distintos. La filosofía utiliza el lenguaje -es decir Ia palabra- como vehículo comunicativo, y Ia ciencia en cambio camina a través de los signos, es decir de las matemáticas.

El lenguaje filosófico a través de Ia palabra, es en general complejo dadas las diversas y contrapuestas corrientes filosóficas, y en ocasiones demasiado académico y falto de lo que Ortega llamaba Ia claridad, que debiera ser Ia cortesía del filósofo

En cuanto a su diversidad, si echamos un vistazo al III Tomo de “Historia de la Filosofía del siglo XX” del Prof. Raúl Gabás (2011) Herder Editorial ( Hirschberger), resume el autor, empezando por Husserl para terminar con Richard Rorty, de una manera magistral, la filosofía y tendencias de los 28 filósofos mas relevantes del Siglo XX y los once primeros años del XXI. No se cuantas vidas se necesitarían para llegar a comprender tantas y tan variadas tendencias filosóficas.

Especialmente Ia fenomenología iniciada por Husserl, que como ustedes saben significa “el tratado de lo que “aparece”, o un hablar de lo que “aparece”, o a las “cosas mismas”, es el pensamiento filosófico que más utilidad podría aportar a Ia Ciencia y viceversa, ya que esta “Ia Ciencia” hace fundamentalmente “aparecer” en sus investigaciones simplemente lo que Ia naturaleza oculta. ¿Puede haber mayor coincidencia?

Pongamos un ejemplo del “aparece” en la Ciencia en la Fisica.

Según nos aclara Ia Cosmología moderna, el origen del Universo se inició hace aproximadamente 13.730 millones de años con Ia Teoría del Big Bang. Pues bien, trescientos mil y un millón de años después de este suceso, los electrones que andaban por ahí sueltos, fueron capturados por los núcleos atómicos formándose así los primeros átomos. Pasaron miles de millones de años y tres filósofos de Ia antigua Grecia, Demócrito, Leucipo y Epicuro, acuñaron el nombre de átomo aunque no de una manera experimental sino mas bien como necesidad filosófica. De nuevo un salto mucho menor esta vez en el tiempo, desde Ia antigua Grecia hasta nuestros días (unos dos mil quinientos años) y Ia Ciencia “hace aparecer” a través de sofisticados dispositivos electrónicos, lo que Ia naturaleza tenia escondido, “que el átomo es divisible exactamente como lo fue hace millones de años”.

J.J. Thomson Inglaterra (1856-1940) descubre el electrón.

Ernst Rutherford Nueva Zelanda (1871-1937) probó la existencia del núcleo atómico.

Niels Bohr Dinamarca (1885-1962) Lavoisier 1773.

Con este ejemplo quiero resaltar la función de la ciencia y la tecnología y que el Catedrático de física Atómica y Molecular de la Universidad de Sevilla, Prof. Manuel Lozano Leyva analiza de la siguiente manera en su libro “El fin de la ciencia” pág. 22. Edit. 2012.

<<En cualquier caso, quedémonos conque la tecnología, tan antigua como la humanidad misma, es el uso de habilidades e instrumentos en provecho propio; y la ciencia, tan moderna como las civilizaciones, o sea, nacida hace solo unos 5000 años, trata de entender conceptualmente la naturaleza, incluida la humana. >>

La imagen de Ia naturaleza en Ia Física actual. (1955) Werner Heisenberg (1901-197ó) que consideraba a Ia ciencia estrechamente vinculada a Ia filosofía.

La técnica y las variaciones en los modos de vivir

A este propósito se ha sostenido a menudo, que Ia profunda alteración que nuestro ambiente y nuestros modos de vivir que ha sufrido en Ia época técnica, ha producido también una peligrosa transformación en nuestro pensamiento; y en ello se ha querido ver Ia raíz de las crisis que han conmovido a nuestro tiempo, y que se manifiestan también, por ejemplo, en el arte moderno. Lo cierto es que tales reproches son mucho mas antiguos que Ia técnica y Ia ciencia de Ia Edad Moderna; técnica y maquinas bien que en forma primitiva, las hubo mucho antes, y es natural que los hombres de tiempos muy remotos se vieran forzados a meditar sobre estas cuestiones.

También es cierto que estas criticas tienen su razón de ser, ya que las ciencias modernas especialmente las teorías de Ia Relatividad Especial y General de Einstein, Ia compleja Mecánica Cuántica y las aplicaciones de estas ciencias en el desarrollo de la Nanotecnología, han dejado de ser comprensibles y se adentran en un mundo matemático y de complejas formulas, solo asequibles para mentes muy preparadas.

Hay una anécdota sobre dicha dificultad de entendimiento, cuando le preguntó un periodista al astrofísico británico Arthur Eddington en el año 1923, si era cierto que Ia Teoría de Ia Relatividad General de Einstein Ia entendían perfectamente solo cuatro personas en todo el Mundo, se paró a pensar un momento y respondió: “Me estoy pensando quien podría ser el cuarto”.

Recordemos que las teorías las anuncio Einstein Ia primera en el 1905 y Ia segunda en el 1915. Hoy lógicamente cien años después ya se conocen mucho mejor estas teorías pero aun siguen siendo muy dificultosas. Esta anécdota nos puede indicar el grado de dificultad de estos apartados de Ia Ciencia, y todos sabemos que el desconocimiento es el camino mas seguro para el rechazo.

La Ciencia, Ia Tecnología también me confunden cuando trato de analizar el “porque” de este extrañamiento o alejamiento entre ellas y la Filosofía.

Es absolutamente cierto que los avances científicos y tecnológicos del siglo XX y lo que llevamos de este, han superado con creces toda posibilidad de comprensión real a quien no este directamente involucrado en este enorme desarrollo.

<< Comentar la dificultad, por ejemplo, de un joven que este trabajando en su tesis doctoral, si tendrá tiempo para intentar comprender algo de las otras ciencias mencionadas>>

Si Ia filosofía se encuentra guardada celosamente en los claustros universitarios y raramente envuelve con su manto milenario las calles y plazas de las ciudades, Ia Ciencia y Ia Tecnología invaden nuestras vidas y nos marcan definitivamente una nueva forma de vivir.

Esto es bueno y malo a Ia vez, nos puede dar Ia vida o quitárnosla como ocurre con Ia paradoja del gato de Schrödinger, depende y mucho del buen o mal uso con que Ia llevemos a cabo.

Una parte de la población mundial se beneficia de los adelantos acaecidos a lo largo de los años pero también es cierto que cerca de 800 millones de personas viven o malviven sin tener ninguna opción a disfrutar de dichos beneficios. Aquí Ia Ciencia Ia Tecnología y la Filosofía no tienen ninguna influencia directa de su mal reparto, sino otros intereses, económicos políticos morales o simplemente que Ia humanidad no esta preparada para ofrecer y facilitar parte de los dones que recibe. Es decir: todos nosotros.

Lo que si considero un tanto escandaloso en las investigaciones científicas y técnicas es el derroche de medios económicos y conocimientos para desentrañar algunos de esos misterios que como anteriormente comenté guarda Ia naturaleza.

Uno de estos casos (hay muchos mas) es el “Gran Colisionador de Hadrones GCH o LHC), también conocido como “acelerador de partículas” ubicado en Ia frontera franco-suiza cerca de Ginebra.

Esta faraónica obra de ciencia e ingeniera (comenzada en 1994 y auspiciada por el CERN -Consejo Europeo para Ia Investigación Nuclear) está enclavada en un túnel de 27 Km de circunferencia cuyo coste asciende a varios miles de millones de euros y donde investigan más de 2000 científicos y técnicos de más de treinta países.

La finalidad dentro del acelerador es hacer colisionar frontalmente dos haces de protones a velocidades cercanas a Ia de Ia luz y simular algo de lo que ocurrió instantes después del Big Bang.

Parece ser que después de más de mil billones de colisiones en el 2012 se registró Ia presencia de una partícula desconocida y que denominaron Ia partícula de Higgs también bautizada en algunos medios como Ia Partícula Divina. La ciencia quedo satisfecha con tal descubrimiento pero ya se empiezan a preguntar que esto solo es el punto de llegada porque Ia exploración solamente ha comenzado.

Digo que solamente ha comenzado porque lo que esta oculto en Ia naturaleza es mucho mayor que lo descubierto como señala el Prof. Alberto Casas Director del Instituto de Física Teórica y profesor investigador del CSIC sobre Ia Materia y Ia energía oscura.

Leo textualmente:

>> EI descubrimiento tanto de Ia materia oscura como de Ia energía oscura supone uno de los acontecimientos científicos mas importantes de los últimos tiempos. Para hacernos una idea de su transcendencia hay que pensar que estas dos misteriosas sustancias constituyen el 95 % del contenido del universo. EI 5% restante es Ia materia ordinaria, de Ia que están hechas las estrellas, los planetas, el gas y el polvo cósmico… y nosotros mismos. Hasta hace no mucho, creíamos que esta materia ordinaria era todo lo que había en el universo; ahora sabemos que es solo una parte muy modesta. <<

Fin de Ia cita.

Y aquí entran en conflicto lo que considero por una parte el apoyo necesario a Ia investigación científica y por Ia otra el gasto tan enorme en recursos económicos y el tiempo de brillantes profesionales para obtener resultados que bien podían esperar priorizando otros de mayor urgencia. ¿Quién decide y con que criterio se emplean estos recursos? ¿Qué es más importante? ¿.Estas costosas aventuras o emplear estos medios y conocimientos (al menos durante un tiempo) para solucionar los problemas que nos acucian medioambientales y humanos?

Todos los excesos son perniciosos, yo me quedo con Ia humildad de un Albert Einstein, que con lápiz y papel en una oscura oficina de patentes en Berna, llevó a cabo “el solito” el mayor impulso a Ia ciencia de los últimos siglos.

Y me pregunto, puede Ia filosofía, (Ia filosofía existencial, no Ia política) que se supone alejada de estas tentaciones terrenales aportar reflexiones que conduzcan a quien corresponda a tomar decisiones más correctas. Creo que si puede y debe hacerlo para ello debe hacerse mas presente y volar “fuera de su hermosa jaula de oro”.

Si me atrevo a sugerir que la filosofía “deba hacerse mas presente” en todos los ámbitos de nuestra sociedad, es porque en otras épocas lejanas y no tan lejanas, ya lo anunciaron e intentaron de hecho grandes filósofos y pensadores.

Sirvan dos cortos ejemplos:

<<En la carta VII dice Platón dirigiéndose a Dión y sus amigos, no sin cierta amargura lo siguiente:

Entonces me sentí obligado a reconocer, en alabanza de la filosofía verdadera, que solo a partir de ella es posible distinguir lo que es justo, tanto en el terreno de la vida pública como en la privada. Por ello no cesarán los males del género humano hasta que ocupen el poder los filósofos puros y auténticos o bien los que ejercen el poder en las ciudades lleguen a ser filósofos verdaderos gracias a un especial favor divino>>.

Citar como ejemplo a José Ortega y Gasset, Ramón Pérez de Ayala y Gregorio Marañón “Agrupación al servicio de la República “Creada a principios del 1931. Los famosos siete discursos de Orteg

La segunda parte de estas sencillas reflexiones von dirigidas a Ia Filosofía que tanto respeto y agradecimiento me causan.

Por otra parte, el aparente “distanciamiento” de Ia Filosofía hacia Ia Ciencia y Ia Tecnología, creí detectarlo (quizás de una manera infundada) y como ejemplo, en Ia lectura de tres celebres frases de Ia “Carta sobre el Humanismo” de Martin Heidegger “carta que como Ustedes saben escribió en el1946 al filosofo francés Jean Beaufret.

Dice así:

>> EI lenguaje es Ia casa del ser. En su morada habita el hombre. Los pensadores y poetas son los guardianes de esta morada <<

Fin de la cita

Estas tres frases son de tal contundencia y profundo sentido filosófico, que no me canso de pensar en ellas y analizarlas, y por lo tanto siguiendo el lema de este congreso de “atrévete a pensar “voy a intentar analizar Ia última frase que recuerdo dice -los pensadores y poetas son los guardianes de esta morada”

Los pensadores y poetas…, los pensadores… ¿a que clase de pensadores se refería Heidegger como “guardianes de Ia morada del ser”?

Perdí Ia ocasión de preguntárselo al Prof. Heidegger personalmente en los años sesenta, cuando coincidimos sin conocernos en Zúrich, él dando clases a los psiquiatras y yo tratando de consolidar mi existencia laboral y académica., aunque supongo que Ia respuesta del Prof. hubiese sido, <<naturalmente los filósofos (y no todos) fueron los guardianes de la morada>>

Si esta hubiese sido la respuesta, le seguirá preguntando, ¿.pero, Herr Prof. Heidegger, es que los físicos, astrónomos, químicos, matemáticos, arquitectos, ingenieros, maestros carpinteros, y un sinfín de profesionales, no son pensadores?

¿No merecen estos últimos “pensadores” mencionados tener el honor de pertenecer también al grupo de los “guardianes de Ia morada del ser?

Para terminar con este hipotético reportaje, si el Prof. Heidegger después de pensarlo un momento me hubiese finalmente aclarado que si, que se le olvido escribir todos esos nombres y profesiones en Ia mencionada carta, quizás hoy Ia filosofía Ia ciencia y Ia tecnología serian vistas por los seguidores del Maestro alemán de otra manera.

» Dejo a Ia consideración de ustedes Ia hipotética respuesta del filósofo alemán…«

Para terminar me gustaría transmitir, sobre todo a los mas jóvenes, que si nosotros los mayores hemos contribuido a crear ciertos males que han dañado especialmente al medio ambiente y en consecuencia a nosotros mismos, también estoy convencido de que seremos capaces de mitigarlos si ustedes continúan por este camino para erradicarlos por completo. Dos ejemplos de lo que ya es una realidad y que nos debiera permitir ver el futuro con un mayor optimismo.

Como todos ustedes saben uno de los mayores problemas que actualmente nos ocupan es el calentamiento de la tierra y la destrucción de la capa de ozono, producida por la emisión de gases contaminantes.

1.- Los nuevos gases refrigerantes:

CFC- Cloro-Fluor-Carbonos

Inicio fabricación1930. Primer aviso de peligro1974. Reducción y prohibición de los CFC. Sustitución por los R134a y a partir del 2010 prohibidos y sustituidos por los HFO-1234yf.

2.- Los coches eléctricos:

Nula contaminación por emisión de gases y acústica.

Modelo Tesla 3. 500.000 Unidades 2017. 100% electrico.75 kw/h autonomía 400km

Ahora si que termino definitivamente, pero dejando un momento aparcadas la Filosofía, la Ciencia y la Tecnología, me despido de todos ustedes con esta bella y conocida poesía de nuestro romántico poeta G. A. Bécquer que habla también de ciencia, pero con mejores palabras que las mías.

Dice así:

Mientras Ia ciencia a descubrir no alcance

las fuentes de Ia vida

Y en el mar o en el cielo haya un abismo

que al cálculo resista;

mientras Ia humanidad siempre avanzando

no sepa a dó camina;

mientras haya un misterio para el hombre

habrá poesía.

 

Y yo añado, y filosofía.

Muchas gracias

SEVILLA 2 de Marzo del 2017

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.